La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



jueves, 1 de noviembre de 2012

El mosquetón Mauser Español modelo 1.943.

Año 1.898 Lomas de San Juan, Isla de Cuba, 700 desaliñados españoles se enfrentan a 15.000 bien pertrechados soldados norteamericanos. A pesar de la aplastante desproporción de efectivos, cuando los tropas hispanas se repliegan han dejado tras de ellos más de 1.400 bajas entre las filas de la infantería de los EEUU. La precisión de los fusiles Mauser modelo 1893 de cartuchos sin humo de los españoles ha causado estrago, nace una leyenda.


En la imagen superior el magnífico fusil Mauser Español Modelo 1892, ó 1893 como también se conoce por ser el año en el que comenzó su fabricación.

Se iniciaba así la historia de un arma que llegaría a ser clásica en las fuerzas armadas españolas, y que dotaría a nuestros soldados con varios modelos, durante varias generaciones hasta los años sesentas del siglo XX. Conocido genéricamente como “Mauser”, y popularmente como “el chopo”, el último fusil de cerrojo de esta saga fabricado en grandes cantidades sería a la postre el mosquetón modelo Mauser Coruña 1.943.


Arriba un antiguo dibujo ilustrativo de las distintas piezas con las que contaba el fusil Mauser Español.

En honor a la verdad he de decir que el primer modelo de fusil Mauser que sirvió realmente en España fue un arma derivada de los modelos que Mauser había fabricado para Bélgica y Turquía, en calibre 7,65 mm, del que en 1891 el Gobierno español adquirió para evaluación un total de 1.840 rifles, y 400 carabinas del mismo calibre para la Armada española.

Paul Mauser visitó España posteriormente en 1.892, trayendo con él un nuevo modelo de rifle que incorporaba diversas mejoras tales como un nuevo cartucho en calibre de 7 mm, que usaba una pólvora más potente, así como el nuevo sistema de municionamiento que ya se haría estándar, donde las balas iban en un “peine” de 5 unidades alimentando así el arma de una sola vez.

El Gobierno Español quedó tan impresionado que le otorgó a Mauser la Gran Cruz al Mérito Militar. Así las primeras unidades de este arma conocida como  Modelo 93 (20.051 rifles y 27.500 carabinas) se comenzaron a fabricar en las instalaciones de la empresa en Loewe, para después continuar en el Arsenal de Oviedo donde la calidad de las armas fabricadas alcanzó fama internacional. Y esto no es pasión de español, si no la opinión generalizada de los especialistas extranjeros.

Por Real Decreto publicado el 2 de Diciembre de 1892, se declaraba reglamentario para el Ejército el fusil Mausser Español modelo 1892 (también conocido como modelo 1893). En el mismo decreto se autorizaba la adquisición de 70.000 fusiles de este modelo y 5.000 carabinas.

Y seguramente hubiese debido empezar este pequeño artículo recordando que los hermanos Maüser, Wilhelm y Paul, eran hijos de un modesto obrero de la Real Fábrica de Armas de Oberndorf Am Neckar (Wurtemberg, Alemania) donde estos hicieron su aprendizaje y en la cual demostraron desde el comienzo una gran afición a la mecánica y magníficas dotes inventivas. Después de muchas peripecias y sinsabores, hacia 1869 tenían terminado el fusil para un solo cartucho metálico de calibre 11,5x60R que luego sería aprobado como modelo 1871 en sustitución del de aguja inventado por Dreyse, del que tomaron el sistema de cierre por traslación longitudinal (cerrojo). El éxito alcanzado les permitió adquirir la fábrica de Oberndorf en 1874.



En la imagen anterior el primer mosquetón Mauser fabricado en España, el Modelo 1916.

Y nos podríamos detener en otros aspectos muy interesantes de esta saga de armas, pero no es el motivo de este blog, y lo anterior es solo una introducción para ilustrar brevemente el origen del mosquetón Mauser Coruña modelo 1.943, verdadero tema principal de este artículo.

El primer mosquetón Mauser que entró en servicio en España fue el modelo 1916, pero sin embargo el de 1943 que dotó al Servicio Especial de Vigilancia Fiscal no derivaba directamente de este, sino del depurado diseño alemán Mauser Karabiner 98K  del calibre 7,92 x 57 mm.


En la fotografía superior toda una leyenda, el Mauser 98K del que aún muchos ejemplares se encuentran repartidos por el mundo en perfecto estado de funcionamiento.

En este punto, me llama la atención que los alemanes designasen al 98K como carabina, y sin embargo en España se conociese como mosquetón. La carabina difiere del fusil por su menor tamaño, y estaba destinada a la caballería y otros cuerpos en los que la mayor longitud del fusil podía suponer un estorbo. En nuestro país todavía existía un término más específico para denominar a las carabinas de las tropas a caballo, el de tercerola. No es fácil encontrar una diferencia fundamental que distinga un mosquetón de una carabina, aunque el diccionario dice que esta última era de mayor  tamaño.

Por otro lado el nombre de mosquetón o mosquete es muy antiguo en nuestro país, y aunque dejó de usarse en 1670, para aparecer de nuevo en el Real Decreto de 6 de agosto de 1801.   Por lo que este concepto es anterior incluso al de fusil.

No obstante, y para entendernos a día de hoy, podemos considerar que en general un mosquetón es un fusil de menor tamaño. No tiene más importancia, también muchos especialistas en armas se refieren al 98K como Gewehr, palabra alemana que significa fusil o rifle.

A veces los conceptos cambian con los años, pues no tiene nada que ver, por ejemplo, una fragata de hoy con los buques de vela que en su día recibieron por primera vez este nombre. Ni tan siquiera con aquellas de la Segunda Guerra Mundial, ya que las fragatas actuales superan en porte y poder militar, no solo a los destructores de esos años, sino incluso a los cruceros ligeros.



En la imagen de arriba podemos observar un aspecto del protagonista de este artículo, el mosquetón Mauser Coruña Modelo 1943.

Todavía en 1.984 cuando realicé el servicio militar en el ahora ya triste y abandonado Cuartel de Instrucción de Marinería de San Fernando (Cádiz), se usaba el mosquetón Mauser M-43 en la Armada Española, pero solo para tareas de instrucción de la marinería, pues ya nuestra Marina de Guerra disponía en dotación del fusil de asalto CETME modelo C. Recuerdo perfectamente como nos hacían pulir el cerrojo del Mauser hasta quedar reluciente para que después brillase en los desfiles.

El Servicio Especial de Vigilancia Fiscal usaba las mismas armas que la Armada, y por lo tanto también usó el mosquetón M-43. Si no me equivoco el mosquetón Mauser sería sustituido posteriormente en el S.E.V.F. por el subfusil Star Z-45 de calibre 9 mm Largo.

La fabricación del Modelo 1943 se llevó a cabo desde 1944 a 1958, y todavía hasta 1960 se mantuvo de producción una variante de este, el Modelo 1944 destinado principalmente a las tropas del Ejército del Aire. Se estima que el número total de mosquetones Modelo 1943 fabricados alcanzó la cifra de 360.000 unidades. 


El Cetmetón FR-7 era muy similar al FR-8, siendo ambas unas armas destinadas a unidades auxiliares de segundo orden, aunque por su fiabilidad fueron solicitadas por empleadas por tiradores de élite de algunas unidades como las COEs.

Comentar finalmente que entrada en servicio del fusil de asalto CETME en nuestras Fuerza Armadas dio lugar a que decenas de miles de fusiles Mauser quedasen sin uso, por lo que muchos fueron exportados al extranjero y otros reconvertidos. Con los años recibimos en el Servicio de Vigilancia Aduanera unos fusiles lanzacabos suministrados por la Armada que no eran otro que mosquetones Mauser adaptados.

Muchos mosquetones excedentes fueron reconvertidos en un arma conocida como CETMETÓN, palabra formada por las primeras letras de CETME (Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales) y las últimas de mosquetón. Así nació el FR-7 basado en el mosquetón de 1916, y el FR-8 que a su vez sería fabricado a partir de mosquetones del modelo Coruña 1943.

Nació así una nueva arma dura, fiable y precisa, con un nuevo cañón de CETME de calibre 7,62x51 mm., con capacidad de hacer fuego automático. Los Cetmetones se destinaron a unidades auxiliares  como tropas nómadas, policía, guardia real, etc.

La casa Mauser estuvo ligada a España durante muchos años. Tras la Segunda Guerra Mundial, algunos técnicos de esta empresa llegaron a nuestro país donde a partir de la experiencia acumulada en la fabricación los MP-44 y MP-45 alemanes, contribuyeron al diseño del fusil de asalto CETME. Años después Alemania adoptaría a su vez el CETME para sus fuerzas armadas, dando origen al Heckler &Koch G3.

Del G3 se  fabricaron numerosas versiones, que en los últimos modelos fueron del calibre 5,56 mm OTAN, y curiosamente además una versión reducida en calibre 9 mm Parabellum conocida como HK54, que con el tiempo se denominará MP5. Este subfusil de fama mundial es el que usa actualmente el Servicio de Vigilancia Aduanera. 

Características principales del mosquetón Mauser Español modelo 1943:
Longitud total: 1.110 mm.
Longitud cañón: 600 mm.
Peso del arma: 3,980 kgr.
Calibre: 7,92 x 57 mm.
Alimentación: Peines de 5 cartuchos.

Fuentes:
Armamento Reglamentario y Auxiliar del Ejército Español, Juan L. Calvo.
Mauser Rifles and Pistols, de W.H.B. Smith.
Armamento Portátil Español 1764-1939, de B. Barceló Rubí.
Artículo Revista Armas número 66, “El Binomio Mauser-Springfield” de Vicente Navarro Serra.
http://www.imfdb.org


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy Interesante el articulo!..

Anónimo dijo...

Muy Interesante el articulo!..

Anónimo dijo...

Yo tambien hice la mili ese mismo año en el mismo sitio. Me acuerdo como puliamos los cerrojos con bicarbonato!

jorge dijo...

Yo en obejo en el 66 lo limpiaba con arena y saliva no habia agua